Historias de Metro HISTORIAS DE METRO

El impacto de Línea 4 en la movilidad social

Titulo

El acceso a Metro de Santiago tiene múltiples beneficios: reduce el tiempo de viaje de los usuarios, contribuye a la reducción de emisiones, mejora la conexión entre sectores de la capital y ofrece un pase directo a mejor conectividad en general. A todos estos efectos positivos de la implementación, extensión y construcción de Líneas de Metro se suma la contribución a la movilidad social de las personas.

El estudio Intergenerational Mobility After Expanding Educational Opportunities: A Quasi Experiment, realizado en Chile por Francisco Meneses Ponzini, candidato a Doctor de Duke University, señala que los estudiantes que accedieron a mejores colegios gracias a la movilidad que ofreció Metro, ahora tienen mejores sueldos que sus padres. Específicamente, la llegada de la Línea 4 que conecta la Plaza de Puente Alto con el sector de Tobalaba en Providencia, permitió que escolares pudieran viajar a otros establecimientos educacionales ubicados en otras comunas distintas a las que ellos residían. Esto implicó una movilidad de ingresos intergeneracional de en promedio 2 puntos porcentuales por encima del de sus padres, o un 5% de aumento salarial.

 

Francisco Meneses está radicado en Estados Unidos y desde allá señala que el viaje a otro colegio no sólo significa viajar a ese establecimiento. Se abre el acceso a otros barrios, a otros entornos y personas, a otras dinámicas y formas de vivir.

Angélica Díaz es un ejemplo de esto último. Estaba en segundo medio cuando se inauguró la Línea 4 y su familia decidió cambiarla de colegio para inscribirla en el Liceo Confederación Suiza. Asegura que este cambio permitió el acceso a otras posibilidades que, de otra forma, no habrían llegado a su vida. Hoy sigue viviendo en Puente Alto. Es Magíster en Didáctica de las Matemáticas, un grado académico que en parte también alcanzó gracias a sus viajes en Metro.

 

Meneses señala en su estudio, además, que los alumnos que usaron el Metro para llegar a colegios fuera de sus comunas de residencia recibieron más y mejor orientación sobre áreas de estudio más rentables y eso aumentó, por lo tanto, sus sueldos futuros.

Víctor Brevis es Periodista, vivió gran parte de su vida en Puente Alto y estudió en un colegio en La Florida. Señala que, gracias al acceso a Metro, y por lo tanto al entorno de universidades en el centro de Santiago, tuvo opción de conocer sobre otras carreras, accedió a mejor información sobre postulaciones y planes de estudio y consiguió acercarse a un mundo que sin un acceso directo quizás no habría conocido.

 

Para el autor de este estudio es innegable que, a la luz de sus hallazgos, hay oportunidades que se estaban perdiendo antes de la llegada de Metro a ese sector. El estudio midió factores cuantitativos de escolares desde octavo básico hasta que cumplieron entre 27 y 28 años.  ¿Qué pasaría si se midiera este mismo efecto en escolares de más temprana edad?

 

La Línea 4 de Metro de Santiago se inauguró en noviembre de 2005 con 23 estaciones y 24,7 kilómetros construidos en ocho comunas. Con su implementación se logró disminuir el tiempo de viaje desde Puente Alto a Providencia, por ejemplo, de cerca de 2 horas a un poco más de 40 minutos. Como actor de la ciudad sin duda su impacto es una mejora circunstancial en la calidad de vida de sus usuarios, y como política pública, los proyectos de Metro de Santiago promueven la integración social y permiten el acceso a oportunidades que, de otra forma, no hubieran sido posibles.